miércoles, 8 de junio de 2011

¿POR QUÉ LA NOCHE ME INVITA A OLVIDAR? DE FAVIO ÁLVAREZ OJEDA.


¿POR QUÉ LA NOCHE ME INVITA A OLVIDAR? *

Por: Favio Alvarez Ojeda

“Los que sueñan de día son conscientes
de muchas cosas que escapan a los
que sueñan sólo de noche”.

Edgar Allan Poe

La vida se nos presenta cuando apenas comenzamos a sentirla y luego la vida cae sobre nuestros ojos a medida que la abrimos y nos damos cuenta de la realidad cuando apenas empezamos a reflexionar, nos golpea cuando apenas alcanzamos a comprender, luego se detiene por un instante en nuestras manos. ¿Un privilegio de dioses u oficio de hombres? Y cuando sentimos valorarla se nos va. ¿Qué más podemos decir de la vida? Que es un regalo que nos sorprende a cada instante y que difícilmente podemos explicar.

Ahora me detengo y pido permiso al pasado, a ti por un instante para saborear nuevamente tu sonrisa, tus besos y todo lo que hubo dentro de ti. ¿Cómo pude morir para luego vivir? “Estabas soñando, así la vida fue una larga mentira”. Cómo recordamos algo que para ti ya es pasado, si no compartimos risas ni sentimientos que acompañen nuestras horas de efímero encuentro. Yo no dije que amar era sólo una forma de entrega total, sino que era la renuncia a la libertad del pensamiento donde no estuvieras tú. Alimenté con ansias la eternidad junto a ti, porque ambos teníamos nuestra verdad. Hoy no miento, lo sabemos.

Vivíamos en la Luna y allá las cosas eran muy distintas. Irreal o no, no lo sabemos ahora. Conoces tanto de mí que mentirte no podría. Por eso cuando estuvimos muy cerca la última vez apenas alcanzamos a cruzar nuestras miradas. ¡No éramos extraños!

Quizás por aquellos instantes el amor me convirtió en un príncipe sin trono, aquel sapo que ahora croa en tu camino. Lo nuestro no fue un cuento de hadas, pero fuimos protagonistas de un amor muy complicado, con muchas risas y algo de llanto, un beso que nunca vendrá a nuestro encuentro. No nos despedimos, pero algún día cruzaremos nuestros caminos y allí nos encontraremos.

Háblame en silencio cuando me necesites”. Eso hago siempre, no lo olvides. Logro divisarte en mi mente cada vez que la vida invade de alegría mi descanso. Yo sé que me escuchas y que no hablo solo con mis recuerdos, pero tienes que decirme algo. Tu silencio ahora esconde muchas cosas.

¿Por qué la noche me invita a olvidar? Es verdad que el amor multiplica los espacios de felicidad y que pinta con un solo nombre la inspiración. Solo con escribirte puedo ser feliz. Estas letras te esperan. La noche a veces es corta que no alcanza a resumir el sentimiento.

Ahora voy nuevamente deprisa, pero antes quisiera hablarte y preguntarte ¿Por qué te fuiste sin avisarme?... No digas nada que ahora entiendo. Y comencé a retomar la realidad.

Me levanté, tomé una hoja de papel y te escribí por última vez. Vaya que la noche si ayuda a olvidar. Tengo la esperanza que algún día lo leerás, pero este libro jamás llegará por Marte. Ahora sí que la noche no se equivocó.

¿Cómo puedes imaginar algo que nunca existió? La vida es una complicación perversa que a menudo disfruta con nuestras ocurrencias. ¿Por qué la noche invita a olvidar y recrear la imaginación deteniéndose en algún instante?

* Del libro de cuentos: Piel de Hembra (Ediciones Di-versos, 2010).

1 comentario:

michael dijo...

BIEN... FELICIDADES A LA EDITORIAL PERO SOBRETODO AL POETA... HABRA QUE LEERLO