jueves, 5 de marzo de 2009

Un poema de Hernán Hurtado Trujillo


El último viernes (27/02/2009) en el local, siempre poético y contra-cultural, "El Averno" de Quilca me encontré con el poeta apurimeño Hernán Hurtado Trujillo quien estuvo -de nuevo y de paso- por Lima. Momento vital para reencontrarme con su poesía. Aquí les dejo un poema para el deleite de sus ojos.


DESTRUCCIÓN DEL CIELO INFERNAL

"Dios mío ayúdame a creer en ti"
(Galileo Galilei)

Si el hombre fuera inmortal
¿Qué sería
del cielo y del infierno?

El cielo caería de nalgas
a la
tierra
con todo su corte celestial y terrenal
nos quedaríamos con la maleta en la mano
y la ilusión sin camino

Tendríamos
que buscar nuestro destino
aquí
en la tierra

Si el hombre fuera inmortal
se quemaría el infierno
con nuestros grandes temores

Se liberaría el pobre diablo
de tantas acusaciones
y sabríamos
quienes son los culpables de las grandes culpas
nadie ilusionaría a los pobres pobrecitos
con premios celestiales
ni sembraría pánico en los niños
con las llamas del infierno

El fuego
liberaría las miradas
y rodillas postradas
y los golpes
en el pecho del pecado

Nuestras oraciones de cigarrillo
Jamás encharcarían nuestro hermoso cielo

Nadie pondría de rodillas sus palabras
por el alma de una pulga farisea
o del Papa peregrino

Por falta de soporte
se derrumbarían los templos absolutos
aplastando por completo
los corderos blancos azules negros...

Las vírgenes y los castos en huelga de hambre
levantarían las sotanas
liberando sus deseos reprimidos
sublevando
la carne mancillada

Y no hacer el amor
sería un pecado
y sólo el que hace el amor con amor
sería libre
purificado
santificado
bautizado
en la eyaculación divina del falo
y la glorificación de la vagina

Ningún dios
haría crucificar a su hijo
para salvarnos del pecado
porque el pecado no sería mortal

Tendríamos que inventar
nuevos dioses
nuevos cielos más terrestres
y profesar una fe
una adoración
sin cielos y recompensas
y SER buenos sólo para SER buenos
sería nuestra única religión

Lo efímero sería divino

Creeríamos en el milagro
que produzca la muerte

Cristo no volvería a jugar
con la muerte
con la vida y la otra muerte de Lázaro

Los criminales
serían proclamados
héroes misteriosos
ya que la tragedia humana
sería
no morir

La vida sería espantosa aburrida
sin la muerte
todos querrían dar la vida
por la muerte
y no podrían morir

La muerte sería
más codiciada que la plata

Los comerciantes de la muerte
morirían de hambre

Las industrias de armamentos aspirinas y sepelios
caerían en capilla

El mercado negro
sería más puro
que el fondo de miseria internacional

Si el hombre fuera inmortal
¿qué sería de los poetas
trágicos o románticos
sin la muerte?
en vez de consternarnos con sus versos
nos darían risa

Sería ridículo decir
que te amo hasta la muerte
o más allá de la muerte

Ningún artista buscaría
inmortalizarse en su obra
fingirían estar muertos
de grandeza
de belleza
o de pura poesía
para consagrarse

Dante se quemaría
en la belleza y el fuego de su propia palabra

La muerte vestida de cualquier adjetivo
es la madre de los grandes temores
la abuela legendaria
del engaño
y desdicha

Sólo la nuerte desvestida de temores
es pura
absoluta
es la madre de la vida
y partera de la dicha

Si el hombre fuera inmortal
se produciría un cataclismo
de cada piedra caída de la historia
tendríamos que escribir un nuevo poema
y quemar los libros dinosáuricos de la infamia
y cantar de nuevo
a la vida
sin temores...

2 comentarios:

Michael dijo...

buenazo el poema...excelente

clasificadosoft dijo...

Como siempre la poesía va mas allá de las palabras con el maestro Hernan Hurtado Trujillo, Quien estuvo al frente en tantas horas clase que yo tuve. Saludos para el.