jueves, 23 de marzo de 2017

“PUERTOS” POR MIGUEL ILDEFONSO.



“PUERTOS DE SANTIAGO”

Por: Miguel Ildefonso

Santiago Risso (Lima, 1967) acaba de publicar Puertos. Antología personal (Alejo Ediciones). Poeta, periodista, promotor cultural y editor, Santiago desde inicios de la década del noventa ha trabajado activamente en todo lo concerniente a la cultura. Una labor que conocemos sus compañeros de promoción poética, la “del 90”, cuando en su Centro Cultural Mammalia organizaba inolvidables recitales. Allí desfilamos decenas de jóvenes poetas, que superábamos el miedo a los apagones y bombas para leer en voz alta nuestros primeros poemas. Santiago editó en 1996 la primera antología de la década (“La generación del noventa”). Ese desafío al terror y al silenciamiento queda como una escuela hasta hoy, bajo la guía prístina de la poesía. Santiago, merecidamente, está celebrando los 25 años de Mammalia y esta vez con su antología que, dividida en dos estaciones, recoge poemas de sus libros: Rey del charco (1995), Cuesta (1999), Trasmutaciones (2000), Prosa de Nueva York (2003) y Hospital Callao (2007). Su poesía se diversifica en propuestas que recogen, a partir de la reflexión y la exaltación vitalista, lo más lúdico de las vanguardias como la poesía visual; pero también con afinidad a la lírica clásica, entiéndase los haykus o la poesía del Romaticismo. Pero, tal como caracteriza a la estética que se practicaba en los noventas, su poesía tiene una fuerte influencia de lo urbano. Entre la meditación reveladora (“Maestro/ ya caí en la peste/ y no quise/ y sí quise/ confírmame/ ahora/ si el dolor es eterno/ o si tengo/ una sola esperanza/  y un par de alas nuevas”) y la crónica totalizante (Zurita:/ El mar del Callao está picado./ Las olas revuelven incontenibles garfios,/ bateas, escafandras/ y demás pecados mortales./ El tono muscular del paraíso/ es gris vespertino/ lejos, lejos, lejos “Lejos,/  —no son— esas perdidas cordilleras de Chile…”), vamos recalando en estos puertos existentes, algunos serán revividos de sus naufragios, otros lectores saciarán su sed y volverán a la mar; otros se quedarán esperando quién sabe qué en el muelle, sin adentrarse a tierra firme. La poesía nos señala un deslumbramiento, un eterno presente, como vemos en estos dos poemas.


Evolución

todas las páginas
de mi destino
fueron dibujadas
en los cómics rupestres
que observo
en el libro de historia natural
la edición es de 1967
año que me recuerda
mi primer llanto
y aquellas páginas
amarillentas
ahora
me dicen
como un llanto raudo
y cíclico
que mi destino
reposa en el azul
cobijo
de un siguiente llanto
esta vez seco
y de páginas
pulverizadas


Madre vs. Padre

mi padre  transita
frente al río
pisa la rama
el rocío es herido
por el viento
y de pronto
un charco profundo
inunda el parabrisas
es mi madre
con todo el amor
del mundo
cae como la lluvia
en la noche
que ambos
frente al río
dibujan
mi nombre


miércoles, 1 de marzo de 2017